Hospitalaria (1997-2010)

 

Desde que acabé la carrera de medicina, me dediqué por entero a convertirme en el mejor cirujano reconstructivo y estético. No imaginaba el sin sentido que me esperaba una vez alcanzado mi objetivo. Entonces llegaron la música y la escritura como medios expresivos y ordenadores.

 

 

MAMA 

 

 

Reducción Mamaria con pedículo superior debido a fibroadenomatosis. Control al mes.

 

 

  

Reducción Mamaria con injerto de areolas debido a fibroadenomatosis severa. Control a los 5 días. 

 

 

 

 

Reconstrucción Mamaria post Mastectomía, con tejido dermoadiposo abdominal irrigado superiormente por el músculo recto abdominal liberado y tunelizado (TRAM). Se observan ambos en el diseño preoperatorio y durante la operación.

 

Control a las tres semanas. En ambos casos el tejido fue "diferido" tres semanas antes para obtener más tejido viable. La paciente de la izquierda no solicitó un nuevo pezón. 

 

Reconstrucción Mamaria con TRAM el mismo día de la mastectomía. Al no haberse podido "diferir" previamente el tejido, se contó con menos tejido para el relleno. 

 

 

MIEMBROS INFERIORES

 

Cobertura de cara anterior del tercio medio de la tibia, con músculo gemelo medial cubierto con injerto de piel (falta foto con piel)

 

Osteomielitis tibial media cubierta con músculo gemelo medial más injerto de piel parcial. 

 

 

Alambre quirúrgico expuesto en tercio medio de tibia, cubierto con tejido fasciograso posterior tunelizado. En la pinza, el nervio sural preservado. Abajo,

 

tejido tunelizado ya presentado sobre el defecto, para ser cubierto con injerto de piel total. Control a la semana.   

 

 

Material de osteosíntesis expuesto en tercio inferior de pierna cubierto con músculo Sóleo y músculo flexor del pulgar. La necrosis

de éste último, requirió recurrir a un colgajo fasciodermograso desde la pierna opuesta, que fue liberado a las tres semanas.

 

 

Tendón de Aquiles suturado expuesto, cubierto con colgajo sural fasciograso más injerto de piel parcial.

 

Colgajo Sural muy largo, que empezó a necrosarse a partir del cuarto día. 

 

 

 

Retiro quirúrgico en una sola sesión, de todo el tejido necrótico por fasceítis secundaria a injerto graso para aumento glúteo. 

 

 

ÚLCERAS POR PRESIÓN

 

Característico paciente con úlceras por presión debido a postración. Se observa el déficit nutricional con edemas en zonas de declive debido a déficit de proteínas, las cuales se pierden permanentemente por el exudado de las úlceras. Este paciente se pudo recuperar con múltiples cirugías, gracias al soporte de sus hijos quienes lo alimentaron con sonda y cambiaron regularmente de posición, día y noche. Fue una excepción. 

 

 

ÚLCERA EN TROCÁNTER. Alrededor de la herida visible y dibujado como un círculo, se observa el verdadero tamaño de la herida rodeada por tejido muerto e infectado, el cual debe ser retirado como un sólo bloque sin contaminar -incluyendo en su fondo, parte del hueso que protruye. 

 

Se levanta el tejido diseñado previamente para cubrir los tejidos retirados, en este caso fasciodermograso.  

 

En este paciente la piel del muslo no alcanzaba a cerrar el defecto dejado por el tejido cubridor, por lo cual sólo se retiró la cantidad justa conectada a la fascia y tunelizado. El defecto donador -por ser zona de no-apoyo, pudo ser injertada sólo con piel. 

 

 

En este paciente se liberó sólo el músculo vasto externo para cubrir la herida sobre el trocánter, y se reforzó el acolchado

 

transfiriendo tejido dermograso aledaño. El defecto dejado por no ser zona de apoyo, se cubrió con injerto de piel.

 

 

ÚLCERA EN ISQUIÓN. Se liberó el músculo bicipital conservando una isla de tejido dermograso para cubrir el defecto. 

 

ÚLCERA EN SACRO. Se liberó la mitad superior del músculo glúteo con una isla dermograsa, rotando el tejido sobre su arteria glútea superior que se observa en la foto del centro.

 

Paciente con prominencia sacra y requerimiento de piel mayores a los solucionados con un colgajo glúteo superior en isla. Se diseñó un amplio colgajo dermograso rotatorio, en el cual se incluyó la mitad superior del músculo glúteo con su arteria.

 

Paciente con un defecto descomunal bajo la piel, cuyo perímetro arriñonado está dibujado alrededor de la herida visible. Se cubrió el sacro rotando un colgajo glúteo superior en isla, se cubrió el defecto derecho restante con el amplio colgajo dermograso rotatorio diseñado, y se tuvo que completar con un tercer colgajo similar desde el lado izquierdo.

 

 

QUEMADURAS

Los pacientes sin voz a pesar de sus gritos 

 

 

A la izquierda paciente con quemadura de II grado. A la derecha paciente con quemadura de II° profundo (rojiblanco) y III grado (color marfil amarronado o marrón). El tejido aún vivo se hincha y exuda (II°), mientras el tejido muerto y coagulado es seco y retraído (III°).   

 

La rigidez del tejido coagulado impide respirar y la circulación en los miembros, por lo cual deben realizarse a la brevedad cortes de liberación como se observa en el paciente de la izquierda. El paciente de la derecha llegó después de días de quemadura. Se observa bordes en sacabocado debido a putrefacción bacteriana del tejido coagulado.

 

 

Cuando la quemadura es más profunda se queman los glóbulos rojos bajo la piel o inclusive los músculos, liberándose pigmentos de color vino tinto que se eliminan por la orina. A la derecha paciente con quemaduras que incluyen grasa y músculo (IV grado). En su caso los ojos también quedaron coagulados, e inhaló gases de combustión. Intoxicada con alcohol, se durmió sobre su cama mientras fumaba. 

 

 

El tejido muerto debe ser retirado para evitar la infección, a la vez que se injertan delgadas láminas de piel de otro lugar de la misma persona. En algunos casos basta retirar sólo la piel, si la circulación debajo está intacta. Si no es así, hay que ir hasta la fascia superficial como se observa en estas imágenes. Pero a veces la infección toma la grasa o la zona del cuerpo no tiene fascia superficial. En esos casos,

 

 

 

hay que retirar el tejido hasta la fascia de los músculos. A la izquierda preservando la vena safena, a la derecha ya colocados los injertos de piel parcial. El cuerpo rechaza cualquier tejido que no sea propio. Los pacientes a quienes transplantan órganos, deben recibir de por vida medicinas que disminuyan sus defensas. Aún así, a veces los rechazan. Por esta razón, la única piel que puede recibir un paciente quemado son láminas delgadas de su propia piel.

 

 

Retiro de todo el tejido de la cara anterior del tronco hasta la fascia muscular con injerto de piel inmediato. Todos esos injertos prendieron, pero el paciente no pudo salvarse: 

 

Una señora de Barrios Altos cuidaba abnegadamente a su joven hijo con esquizofrenia. Era un muchacho tranquilo, por lo cual siempre se le permitía salir a caminar un rato. Un día pasó por la orilla del río donde se refugiaban unos fumones que lo envolvieron en plástico y lo prendieron. Por eso sus quemaduras fueron profundas e inhaló esos gases que dañan los pulmones de tal manera, que recién a las dos semanas y súbitamente se vuelven inservibles. Yo estaba contento con el prendimiento de los injertos. Pero ese día lo descubrí respirando agitadamente y a quien vi, fue al hijo de Eloy:

"Eloy Eloy, Lama Sabactani"

Murió a las dos horas de esta foto.   

 

Reconstrucción de pabellón auricular tallando y uniendo cartílagos costales cubiertos con fascia temporal (se observa ya liberada a la derecha). Todo fue cubierto con injerto de piel parcial. Lamentablemente una tendencia inusual a queloides malogró el resultado. 

 

 

Paciente que llegó al mes de haber sufrido quemaduras que comprometieron costillas. Detrás de ellas se observa la pleura parietal desprendida y retraída por fibrosis. En la primera cirugía se cubrió todo el área susceptible de ser injertada con piel. En la segunda cirugía se retiraron las costillas necróticas y la pleura parietal fue protegida con

 

todo el músculo dorsal ancho desinsertado (manteniendo su arteria principal) 

 

y transpuesto hacia la cara anterior del tórax como se ve a la izquierda. A la derecha el músculo reubicado y cubierto con injerto de piel parcial.

 

 

No existe Unidad de Quemaduras ni Banco de Piel Humana en el Perú. No hay disponibilidad de sangre ni un fondo económico que apoye a estas personas. Después de semanas de agonía y consumidas sus reservas, mueren podridas -amortajadas de anonimato y del silencio de las autoridades. Yo mismo se lo expliqué a un presidente de la república. Para nada.